viernes, 30 de septiembre de 2016

GARBANZOS CON BACALAO Y ESPINACAS

Este plato es típico de la Semana Santa, también conocido como potaje de vigilia y aquí en Asturias como EL DESARME pinchando en el enlace conoceréis un poco más de nuestra historia.
La receta la tengo de un libro que conservo que es más viejo que los caminos, pero que tiene maravillosas recetas de platos asturianos que hace unos años era difícil conseguir, hoy día gracias a internet no lo es tanto pero aún así hay recetas que ni en internet, pena de perder nuestra cultura gastronómica...

Bueno al tema que siempre me lío, os cuento la receta




















Paso a paso de la receta en vídeo



                  INGREDIENTES

600 g de garbanzos
500 g de bacalao
400 g de espinacas
1 cebolla
1 rebanada de pan
1 o 2 ajos
Laurel
Perejil
Sal
Pimiento dulce
Aceite
2 huevos cocidos (opcional)

Los garbanzos que utilicé son los mismos que para el cocido, del número 0
Con los pequeños también está muy bueno

Las espinacas las utilizo congeladas o en bote, este caso tenía una bolsa congelada.
Y el bacalao también lo utilizo congelado, ya viene limpio y listo para cocinar, no hay que andar todo el día quitando sal y demás.

El pimiento también se puede echar una chispina del picante, eso ya va en gustos



Los garbanzos deben de estar en remojo todo la noche, yo por ejemplo los hice de noche para el día siguiente así que desde por la mañana los tenía en remojo.

Echamos en una cacerola los garbanzos con el laurel, la sal y un buen chorro de aceite, los cubrimos con agua templada y los ponemos a cocer. Yo los puse en la exprés, durante 30 minutos desde que comienza a hervir





Mientras tanto damos un hervor a las espinacas en agua hirviendo, luego las sacamos y escurrimos y dejamos enfriar, yo las suelo cortar más menudas con las tijeras (se evitan explicaciones sobre todo si hay niños "y no tan niños"). Reservamos

El bacalao también lo corto en trozos más pequeños, lo saco una o dos horas del congelador antes de usar.
Reservamos ya cortado





En una sartén echamos aceite y freímos una rebanada de pan, cuando esté ligeramente tostada la sacamos y reservamos, después echamos 1 diente de ajo o 2 (depende del tamaño) y dejamos que también se dore, lo sacamos y reservamos.

En el mismo aceite pochamos la cebolla, cuando esté añadimos 1 cucharada de pimentón, lo dejamos hacer un poco sin que se queme y lo vertemos sobre los garbanzos una vez que estén casi cocidos.


Digo casi cocidos porque como os comenté antes yo los dejo durante 30 minutos, una vez pasado este tiempo aún están un poco duros pero es cuando echo el resto de los ingredientes eso sí, sin que dejen de hervir.




Echo la cebolla con el pimentón, lo dejo hacerse un poco y a continuación echo el bacalao y las espinacas.

Hay que procurar no remover mucho y si se hace con cuchara de madera "esto es escuela de mi abuela" yo así lo hago por si acaso...






 Mientras se sigue haciendo machacamos en el mortero o en una fuente (mi mortero es de juguete, muy pequeño) el pan que teníamos reservado junto con el ajo, un poco de perejil y las yemas cocidas de dos huevos, lo mezclamos y pisamos bien todo y por último le añadimos caldo de donde tenemos los garbanzos, después lo echamos otra vez todo sobre los garbanzos.






En este momento podemos comprobar el sal y dejamos cocer lentamente todo hasta que todos los ingredientes liguen bien y que los garbanzos estén bien cocidos.











Cuando esté listo, retiramos y dejar reposar antes de servir.

De un día para otro están mucho mejor.

El bacalao en vez de crudo se puede poner rebozado en harina y huevo y pasado por la sartén, eso ya según gustos y tiempo... cuando lo hago rebozado prescindo de las yemas de huevo después



Puedes seguirnos en las distintas redes sociales

FACEBOOK
TWITTER
GOOGLE+
PINTEREST
CANAL DE YOUTUBE




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...