jueves, 15 de mayo de 2014

LICOR CON RABIONES "FRESAS SILVESTRES"

Bueno ya he visto que empiezan a salir los rabiones "fresas silvestres" abundantes en sucos y laderas, en otros lugares de Asturias se conocen como miruendanos, abruéganos... seguramente tendrán otros diferentes nombres según la localidad. 

Siempre hay que intentar aprovechar todo lo que la naturaleza nos da, no hay nada mejor que los productos de temporada, ¿cómo hacían nuestros abuelos? pues con diferentes mermeladas, conservas etc... alimentación que influyó positivamente en su calidad de vida actual. Además hoy día con la ayuda de internet tenemos mucha información para utilizar y conservar todos estos productos.

El año pasado en CASA EL CAMINERO con los que recogimos hicimos una especie de licor, vamos improvisando según los ingredientes que tenemos y procuramos siempre anotar los ingredientes que echamos en cada uno que hacemos, cosa bastante difícil porque tenemos mucha costumbre con lo de una pizca, un señin, un tantín... pero bueno, ahí vamos.






A continuación os pongo las cantidades (siempre aproximadas y dependiendo de los gustos de cada cual)

INGREDIENTES

1 litro de aguardiente
1 kilo de fresas silvestres
1 limón
500 gr de miel (según si gusta o no)
Si no os gusta la miel se puede sustituir por azúcar, (por cada litro de aguardiente 100 gr de azúcar) pero mejor según los gustos, hay personas que les gusta más dulce que a otras.
También se puede añadir vainilla y canela (opcional).


MODO DE PREPARACIÓN

Primero elegimos una botella teniendo en cuenta la cantidad que vamos hacer para elegir el tamaño apropiado.
Introducimos todos los ingredientes, los rabiones, el azúcar o miel, el zumo del limón y una vez exprimido el resto cortado en tacos, la vainilla, la canela... dejando para el final el aguardiente.
Una vez echado todo se pone el corcho a la botella y se deja macerar mínimo 2 semanas, cuanto más tiempo mejor sabor.




DURANTE LA MACERACIÓN MEJOR EN UN LUGAR FRESCO Y QUE NO LE DE EL SOL


Con todos los ingredientes dentro


Luego, si no tenemos paciencia para esperar a comerlos es hacer como hacíamos de pequeños (al menos yo), pisarlos con un tenedor y azúcar y a comer, también le podemos añadir nata, están buenísimos de cualquier forma, sabor delicioso y a la vez nos hace recordar nuestra infancia.

Con nata y azúcar


Cualquier opción es buena
Pues nada, que vuestros paseos sean recompensados con muchos rabiones "fresas silvestres" y así os animáis para el licor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...